Alergias-otoño

Otoño y sus alergias ¿Cómo combatirlas?

Congestión y narices obstruidas, picazón, lagrimeo, estornudos… son algunos de los problemas que sufen la mayoría de los alérgicos. El descenso de la temperatura que marca el inicio del otoño y, especialmente los cambios bruscos en la temperatura, son fenómenos que disparan una serie de síntomas. Mientras la población en general se piensa que las alergias o rinitis alérgicas se dan fundamentalmente en la primavera, desde Euronava queremos explicaros que no es así, las alergias no son sólo un problema estacional.

Debido a la bajada de las temperaturas de la estación climática (otoño) que ha entrado se da en los hogares un mayor uso de la calefacción lo que incluye a su vez una pérdida de espacios de ventilación. Si esto lo sumamos a un aumento de la humedad hace que las condiciones se vuelvan perfectas para la proliferación de alérgenos, más bien interiores, como los ácaros de polvo o los hongos que también pueden llegar a producir dermatitis atópica.

Esto sucede debido a que el frío y la humedad hacen que nuestros mecanismos de defensa desciendan, por lo que somos más sensibles a los virus y hay mayor riesgo para las personas alérgicas, sobre todo niños.

Para prevenir o combatir estos síntomas se debe reducir el contacto con las mascotas, o realizar una limpieza diaria a conciencia ya que las mascotas con pelo, sobre todo gatos y perros, suponen un factor de riesgo porque el pelo de estas se encuentra tanto en muebles como sillones, o cortinas.

Con respecto al polen y a los ácaros, todo el mundo lo relaciona con la primavera pero la polinización también se produce en estos meses. Para luchar contra los ácaros sería recomendable hacer la limpieza de cama y todo tipo de mantas o fundas por lo menos una vez a la semana en agua caliente.

En último lugar los hongos debido a que son las primeras épocas del colegio, tener especial cuidado con vestuarios y duchas grupales.

La limpieza del hogar se debe de llevar a cabo de tal manera que conviene limpiar regularmente con desinfectante las zonas que se humedecen más frecuentemente, como bañeras, lavabos o azulejos del baño. Una vez que se limpie la casa, se ha de ventilar y secar las zonas que hayan quedado húmedas. Por otra parte el polvo se debe de retirar con un trapo húmedo y no con un plumero, además es recomendable la limpieza con fregona o aspiradora para intentar paliar todos los posibles nichos de alergias.

Si te gustaría saber qué productos son los más idóneos, no dudes en consultarnos a través de nuestro formulario o llamarnos al 902 36 17 10.

Tanto si estos consejos te han servido de ayuda como si conoces otros diferentes, no dudes en dejarnos tu comentario en redes sociales. 🙂

[firma_blog]